-->

Agricultura y Desarrollo Rural

La Política Agrícola Común (PAC) ocupa un lugar central entre las políticas de la UE. En 2019, el apoyo de la UE a los agricultores con arreglo a la rúbrica 2 «Crecimiento sostenible: recursos naturales» fue superior a 57 000 millones de euros. La PAC es un ámbito político tradicional cuyos objetivos son, entre otros, brindar apoyo a los agricultores, garantizar un suministro estable de alimentos a precios asequibles, proteger a los agricultores de la Unión Europea y mantener las zonas rurales y los paisajes en toda la UE. Por tratarse de un enorme ámbito de gasto (aproximadamente el 38 % del presupuesto anual de la UE), su gestión financiera es esencial. Ya en 2019, el Tribunal examinó cuestiones específicas relativas a la agricultura, como la estabilización de los ingresos de los agricultores, las nuevas tecnologías de formación de imágenes para el seguimiento agrícola, el sistema de control de los productos ecológicos y los peligros químicos en los alimentos. La PAC más allá de 2020 establecerá nuevos objetivos y, entre otras cosas, adaptará ligeramente la ayuda a la renta y fijará metas más ambiciosas en las acciones medioambientales y climáticas.

Como auditores de la UE, también nos anticipamos para dar respuesta a los grandes desafíos que afronta la UE en el futuro. Con arreglo a la nueva PAC, presenciaremos vínculos más estrechos entre el cambio climático, la competencia por los recursos y la preservación de nuestro hábitat. Las soluciones respetuosas con el medio ambiente serán más importantes en todos los ámbitos empresariales e industriales, como el transporte, la construcción y la agricultura, y ello tendrá implicaciones a nivel local, nacional y en la UE en su conjunto.

Tendremos en cuenta todos estos factores al seleccionar nuestras tareas de auditoría y formular recomendaciones para el futuro.